Trekking en Valle de Alay
Kirguistán

Trekking en Valle de Alay

Despertamos en Eco House hostel y desayunamos todo lo que podemos, nos espera nuestro primer día de trekking en Kirguistán. Una vez terminamos, salimos a la calle y nos están esperando por un lado el conductor que nos llevará hasta el punto de partida y por otro Timur, nuestro guía por el valle de Alay. Timur es chavalín de 18 años, habla un inglés moderado y desde el primer momento se muestra demasiado servicial con nosotros. Nos cuenta que vive en el valle, su familia tiene caballos y vacas y está acostumbrado a pasar los veranos en yurta recorriendo las montañas con el ganado. A medida que vamos hablando con él no podemos sentirnos más seguros y felices de tenerle como guía.

A medida que el coche avanza y abandonamos Osh, nos encontramos con ganado por las carrteras obligando al conductor a parar hasta que se despeja el camino. Mientras tanto en la radio suena esto:

Tras casi 2 horas de trayecto llegamos al punto de partida. Estamos en pleno valle de Alay, al sur del país, justo al inicio de los montes celestiales (Thian Shen). Podemos intuir la altitud de las montañas a las que nos enfrentamos, se aprecia su volumen y belleza en el horizonte a medida que levantamos la vista y avanzamos en el camino.

Perfil y trayecto del Trekking 2 días

Cuando llegamos al paso de 3.200m contemplamos una vista preciosa del inicio de la cordillera que encabeza el pico Lennin de 7.200m.

En Kum Bell Pass a 3.200m

La temperatura es buena para ser agosto y vamos ascendiendo metros sin ningún problema. Timur está especialmente pendiente de nosotros, nos pregunta si estamos cansados o si necesitamos descansar cada poco tiempo. Con el paso de los kilómetros acaba perdiendo la timidez y acaba convirtiéndose prácticamente en nuestro amigo y compañero de viaje. Además, Naara aprovecha para practicar inglés con él.

Bajando al valle donde pasaríamos la noche

Finalmente llegamos al lugar donde haremos noche. Se trata del punto más bajo del valle, pegado al río, donde habitan un par de familias con sus yurtas instaladas. Tienen caballos, alguna vaca y ovejas. La familia la componen la madre, que permanece en las Yurtas cocinando y preparando el lugar para los posibles visitantes, y los dos hijos, de no más de 10 años, quienes se encargan de cuidar el ganado y recogerlo una vez que va anocheciendo. Es increríble contemplar con qué desparpajo maneja la voluntad de las vacas y caballos el pequeño chaval de 8 años.

Campamento

El «check-in» es de lo más natural… Y es que en realidad, cuando uno reserva un trekking en la CBT, sus organizadores no tienen capacidad de reservar la Yurta con los locales de la zona: se trata de una zona sin cobertura móvil, además de que estas personas no tiene (ni quiere) tener teléfono móvil. Entonces una vez que se llega, el guía tantea a la familia que más le gusta (suponemos que por la relación que tengan con ellos) y en caso de tener hueco, nos acogen. De lo contrario, tendríamos que seguir andando hasta la próxima familia. A decir verdad, nunca tuvimos problemas de espacio y siempre pudimos dormir en una yurta para nosotros (Timur, Naara y yo).

Nada más entrar en la yurta, la mujer nos trae té y algo de crema para recargar fuerzas. Al poco complementa la merienda con un buen plato de Plov y una ensalada de pimientos rojos y cebolla. Y nos sabe a gloria… Hemos hecho cerca de 20km con un desnivel de 800 metros cargando con algo más de 15kg. Pero estamos encantados, no podíamos imaginar un escenario mejor: rodeados de montañas, descansando una confortable yurta y una cena energética.

Plov (arroz con zanahorias y oveja asada), ensalada de pimientos y cebola, té, pan y crema.

A medida que va cayendo la noche se levanta viento y algo de lluvia. Llevaba toda la tarde amenazando tormenta, sin embargo nos sentimos resguardados en el interior del conjunto de lonas, alfombras y una estructura en forma de esqueleto que conforma la yurta. Debemos descansar, mañana nos aguardan otros 20km con casi 900 metros de desnivel en menos de 3km.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.