Trayecto Khiva a Bukhara
Uzbekistán

Trayecto Khiva a Bukhara

Nos levantamos pronto y aprovechamos para coger fuerzas desayunando el buffet de Orient Star. Las necesitaremos, vamos a cruzar el desierto en el trayecto Khiva-Bukhara, 460km de Norte a Sur. Para la fecha del viaje (Agosto 2018) todavía no estaba muy claro si el tramo Urgench-Bukhara podría realizarse en tren, así que decidimos tirar por la opción que todo el mundo comenta en internet y reservamos un taxi privado. En recepción del Orient Star, el tipo del hotel nos ofrece uno por 40€, «with air conditioning«. Es cierto que está por encima del precio estándar, pero tampoco demasiado, así que decidimos reservarlo sin investigar mucho más.

Aquí la ruta que llevamos a cabo registrada con el GPS de mi reloj. Sin duda un trayecto con un paisaje apasionante

El viaje se hace bastante largo. Inicialmente hay que circular cruzando diferentes localidades por vericuetos que nos hacen dudar que el conductor conozca realmente el camino. Incluso hay un momento en el que pasamos por un puente sobre el Amur Darya (antiguamente conocido como Oxos o Aras) al que se accede pagando «un peaje» que gestiona el buen hombre de la foto.

El peaje del Amur Darya. Nótese el fajo de billetes en su mano derecha que atestiguan el pago del impuesto correspondiente.

Sin embargo pasadas las dos horas, se alcanza una autopista en línea recta que facilita el trayecto durante las tres horas restantes. En este último tramo se cruza literalmente un desierto: no se ve nada salvo arena, polvo y algún matojo que va rodando con el viento. Cada 10km se cruzan gasolineras (de gas, no de gasolina) en las que se pueden hacer paradas técnicas para ir al baño. En cuanto a la comida, merece la pena esperar hasta llegar a Bukhara ya que los sitios no parecen muy apetecibles. Incluso nuestro conductor (sin tener mucha confianza con él) nos recomienda esperar hasta destino.

No te creas que nos puso música…

Una vez en Bukhara, descubrimos lo que es una ciudad Uzbeka de verdad. Khiva no deja de ser un lugar especial que no es real. Es decir, la ciudad es Urgench, y Khiva es un complejo histórico mantenido por los pocos habitantes que pueblan el interior de sus murallas con fines turísticos. Y es entonces en Bukhara donde comprobamos las avenidas de reminiscencias soviéticas, las casas bajas con techos de uralita y parabólicas de banda C, el tráfico alocado… Con el paso de los días, y tras compararlo con Kirguistán, nos daremos cuenta de que Uzbekistán es un país en pleno crecimiento y expansión, con multitud de obra civil tanto pública como privada.

Obras, obras everywhere.

En definitiva, para todos aquellos que estéis buscando información acerca de este trayecto, parece que lo recomendable sea tomar el tren aprovechando la reciente apertura del tramo Urgench-Bukhara. Probablemente haya versión alta velocidad (Afrosiyab) y versión lenta, pero incluso esta última no creo que supere las cinco o seis horas que suponen ir en coche, por lo que nuestra recomendación pasa por tomar el tren siempre que sea posible.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.