Kirguistán
Grandes Viajes, Kirguistán

Kirguistán

  1. Trekking Valle de Alay
  2. Trekking Valle de Alay 2ª Parte
  3. De Osh a Kazarman y Song Kul
  4. Song Kul
  5. Song Kul a Issyk Kul
  6. Bel Tam
  7. Issyk Kul a Bishkek
  8. Torre Burana
  9. Bishkek

Y por fin nuestro viaje llega a Kirguistán, o mejor dicho Kirguisia, ya que oficialmente se define como la República de Kirguisia. La que fue hasta su independencia la república más oriental del imperio Soviético, mantiene una discreta relación entre tradición y modernidad. Kirguistán además se caracteriza por no seguir el Islam con el mismo rigor que otros países de la zona y ser el único que conserva en su capital una estatua homenaje a Lenin. Al igual que en Uzbekistán, aquí se darán cita Tadjikos, Uzbekos, Kazajos, Mongoles, Ukranianos, algún que otro chino y sobre todo Kirguíes. Sus ciudades están marcadas por un claro estilo soviético marcado por edificios grises, grandes avenidas y coches Lada de todos los modelos.

Pero Kirguisia no son sus ciudades, sino sus montañas. Situada a los pies de los montes celestiales (Tian Shan) tiene más del 90% de su terreno a 2.500 metros de altitud y sus gentes siguen siendo nómadas que se mueven en búsqueda de pastos para su ganado. Con este viaje nosotros queríamos conocerles, queríamos caminar con ellos, comer lo que comen ellos, dormir en sus Yurtas.

Los montes celestiales cubriendo Asia Central

Cuando empezamos a organizar el viaje nos dimos cuenta de la poca información que había sobre este país. A diferencia de Uzbekistán, es un destino sin apenas turismo, con muy pocos tours organizados y todos ellos orientados a la montaña. Si bien Uzbekistán podríamos decir que consiste en visitar Mezquitas, Madrassas y Minaretes de las tres grandes ciudades (Khiva, Bukhara y Samarkanda), Kirguistán es justo al revés: hay que visitar los lagos Song Kul e Issyk Kul, hay que hacer trekkings en por el valle de Altyn Arashan, visitar el complejo de Tash-Rabat o dormir en campamentos de yurtas en Jeti-Oguz.

Otra de las cuestiones que aparecen en los pocos blogs y foros sobre Kirguistán es el hecho de la reserva de los tours. Ya sea un trekking, un viaje cerrado en 4×4, una noche en yurta o una ruta en caballo por la montaña, todos estos planes resultan difícil de reservar con anterioridad por internet. Y es cierto, las pocas agencias que se dedican a su organización trabajan en tiempo real, es decir, montando los planes bajo demanda una vez que tienen a los turistas delante en el país.

Esto es así debido a la poca infraestructura turística con la que cuentan, algo que les obliga a dar prioridad a aquellos turistas que se encuentren en el lugar con el dinero por delante. Por ello, nosotros no recomendamos cerrar los planes de viaje hasta llegar a Kirguistán. De lo contrario, el precio a pagar es muy alto, y los costes se reducen enormemente reservando presencialmente en la agencia.

En nuestro caso, nada más cruzar a Kirguistán por el paso de Andijon en Uzbekistán, acudimos a la oficina de CBT en Osh. Teníamos claro que sería el mejor sitio donde organizar tanto las rutas que hiciéramos por la zona, como los desplazamientos a lugares más lejanos de Kirguistán.

Ojo, hay que tener cuidado ya que  mirando en Google Maps existen diferentes localizaciones para esta oficina. Nosotros recomendamos acudir a la dirección de la imagen en Calle Ergesh, 190 Aliev, 10.

Oficina de CBT al Norte y Eco House Hostel al Sur. Un paseo de 20 minutos poco gratificante la verdad

Hay gente que nos ha preguntado sobre qué tipo de agencia es CBT. Como ya sabéis, nosotros no somos el prototipo de viajeros que usamos agencias de viaje, y de hecho CBT no es una agencia al uso. No tienen packs previamente organizados, es más bien lo contrario, una oficina de un hostel local donde varios jóvenes kirguís con buen inglés, organizan trekkings, rutas y viajes por Kirguistán en base a tus gustos, necesidades y presupuesto. Y es imprescindible, ya que de lo contrario no es posible alquilar vehículos, contactar con guías o adquirir material de montaña por uno mismo.

Por otro lado, nosotros teníamos dudas acerca de qué oficina de CBT usar para contratar los trekkings y el 4×4. Habíamos leído acerca de malas experiencias con la CBT de Kochkor y lo último que queríamos era que nos atendiesen con desgana, ya que tampoco es posible acudir a la competencia porque no hay realmente competencia. Al final acabamos entendiendo que lo mejor es acudir a la oficina CBT más cercana a tu punto de entrada en Kirguistán. En nuestro caso, al acceder al país via Uzbekistán, lo óptimo era organizar todo en Osh.

La belleza de Osh

Una vez llegamos a la oficina, los chicos de CBT desplegaron un gran mapa de Kirguistán y nos preguntaron:

¿Cuántos días tenéis? ¿Qué sitios no queréis perderos? ¿Desde dónde salís del país?

Con esta información empezaron a plantear planes, ofrecer lugares de visita y en definitiva debatir con nosotros sobre las opciones que teníamos. En nuestro caso queríamos llegar a Song-Kul por encima de todo. He leído por algún blog que es un sitio artificial con campamentos fake. Si bien es cierto que los kirguís no suben hasta el lago para que su ganado paste en verano, no deja de ser un lugar único, con un lago abarcable con la vista y a una altitud de más de 3.000 metros.

Además, los campamentos están muy separados entre si, y no son campamentos como tal, sino conjuntos de 5-7 yurtas donde duermen 4 personas máximo en cada una. Inicialmente planteamos la opción de hacer un trekking hasta el lago, pero nos comentaron que no era realmente interesante, ya que la caminata de aproximación al lago es demasiado larga y no tan excepcional. Por ello decidimos hacer el trekking en el valle de Alay, cerca de Osh, mirando la cordillera del Pico Lennin. Finalmente, si era posible, nos acercaríamos a Issyk Kul. Dicho y hecho, los chicos de CBT nos propusieron lo siguiente:

  1. Trekking por el Valle de Alay cubriendo 40km en dos días haciendo noche en Yurta y cruzando el paso de Kum Bell a 3.200m. 100$/pax incluyendo comida, estancia, guía… No necesitamos equipo ya que llevábamos macuto, saco, bastones y ropa de abrigo, pero creo que en caso de ser necesario, pueden dejártelo.
  2. Una vez de vuelta en Osh, tomaríamos un 4×4 camino de Song-Kul haciendo noche en Kazarman. De Kazarman saldríamos hacia Song-Kul donde haríamos una noche.
  3. Tras pasar por Song-Kul tomaríamos de nuevo el 4×4 hacia Issyk-Kul para hacer noche en Bel Tam.
  4. Finalmente de Issyk-Kul a Bishkek haciendo parada en Burana.
Nuestra ruta y puntos de interés que quedaron pendientes

Cierto es que no conoceríamos la zona de Karakol, que está al Este del país y parece un lugar interesante para realizar trekkings. Tampoco Arslanbob, que parece ser un lugar muy visitado, pero que sin embargo por algún blog acabamos llegando a la conclusión de que no era tan impresionante más allá de un paseo por un bosque de nogales. Nos quedamos con las ganas de ir a Kol Tor, que por lo que nos dijeron, es un pequeño lago junto a un glaciar muy interesante, sin embargo en muchas oficinas CBT ni siquiera lo conocen… También nos hubiese gustado alargar el trekking en Alay para llegar hasta el campamento base del pico Lenin (podéis verlo haciendo frontera con Tajikistán), pero de nuevo suponía alargar los días en la zona de Osh y por tanto perdernos Song-Kul e Issyk-Kul.

En definitiva, al ser un país con una red de carreteras tan deficiente, los tiempos de transporte son largos y eso supone perder días entre los lugares a visitar. Por ello recomendamos estudiar bien la ruta y seleccionar los sitios de interés con antelación, de lo contrario tendréis que tomar la decisión en la oficina de CBT sin tiempo para meditarlo!

3 thoughts on “Kirguistán

  1. Hola Miguel. Tengo una gran duda tras organizar el viaje por Uzbekistan y es que tras darle vueltas y más vueltas me quedan tres días que podría invertir en Kirgistan. Se que no son muchos días pero teniendo en cuenta que el vuelo de llegada es en la capital kirguisa.
    Que te parece un día invertirlo en la capital y los otros dos para hacer alguna escapada, asi de paso cambiamos tanta madrasa y mezquitas por algo de montañas.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo

    1. Hola Jose Manuel! Supongo que al final os está pasando como a la mayoría de gente que vamos a Uzbekistán, que después de empaparos a leer, os dais cuenta que sin desmerecer como país, quizás se quede corto teniendo en cuenta la distancia que se recorre para llegar hasta allí. Y entonces es inevitable pensar en extender un poco más el viaje y aprovechar para ver más lugares por la zona.

      Pues bien, para nosotros Kirguistán mereció mucho la pena… Es un sitio precioso, con claras diferencias respecto de Uzbekistán. Sin emabrgo os aviso: es un país para aventureros. Quiero decir, allí las infraestructuras son, si cabe, todavía más precarias que en Uzbekistán, por lo que los traslados entre una ciudad y otra son largos y cansados. Es un destino orientado a montañeros: las ciudades como tal no tienen nada y sirven unicamente como lugar de llegada para partir hacia las montañas, que es donde se inician los trekkings, las rutas a caballo o las excursiones hacia picos, lagos o diferentes accidentes geográficos. Con esto lo que os quiero decir es que si os gusta caminar y la montaña, seguro disfrutaréis. Si por el contrario no sois mucho de caminar, os gusta llegar a los sitios en coche y no tenéis mucho aguante, quizás se os haga algo pesado.

      La ruta de la agencia en sí no me parece mal, pero sinceramente es poco tiempo para el país. La verdad es que no sabría valorarla porque es un país que tiene mucha montaña y hay muchos puntos de interés. Indica por ejemplo el paso Too-Ashuu, pero es que con más del 80% del país a más de 3.000 metros, hay cientos de pasos bonitos. De todos los lugares que salen en la ruta sólo conocemos Kochkor (que fue un pueblo de paso volviendo de una localidad a otra) y la verdad es que lo recordamos como un pueblucho sin más interés donde además comimos fatal jaja. Pero lo recordamos con cariño porque son de esas cosas graciosas de los viajes que gusta rememorar.

      Sea como fuere, y aunque no sean muchos días, será al menos una forma de conocer la forma de vida local cenando con las familias, de hacer un trayecto en 4×4 por el país, de ver bastantes de sus paisajes y en definitiva de poner una pieza más del puzle mental que estéis haciendo para descubrir cómo es Asia Central. Mi recomendación es que lo hagáis.

  2. Hola, muy buen relato…. voy a viajar a Uzbekistan y me gustaría ponerme en contacto con Rasul. Cuando puedas me envías su correo. Gracias y un saludo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.